• Inicio
  •  / 
  • Artículos publicados en las ediciones impresas
  •  / 
  • Lo que puede hacer un pueblo cuando asume el poder revolucionario
2011 Edición

Lo que puede hacer un pueblo cuando asume el poder revolucionario

Texto y Fotos: Editora Política del Comité Central de PCC

Tres momentos de la Revolución Cubana: La proclamación del Socialismo (16 de abril de 1961), Playa Girón (17-19 de abril de 1961), Campaña nacional de alfabetización (concluida el 22 de diciembre de 1961).

Corrían los últimos meses del año 1960, eran días de intensa actividad en la Isla. Batallones de milicias obreras y campesinas libraban en el Escambray una tenaz persecución contra las bandas armadas, suministradas por vía aérea desde Estados Unidos. Numerosas organizaciones contrarrevolucionarias proliferaban en las ciudades cubanas, sometiendo a fuerte tensión a los jóvenes órganos de la Seguridad del Estado.

El último día del año, la dirección de la Revolución declara la movilización general de las Fuerzas Armadas, las Milicias y el pueblo al considerar que con el ascenso a la presidencia norteamericana de John F. Kennedy se configuraba un momento de especial amenaza de agresión militar a Cuba. Cientos de miles de hombres toman sus posiciones de combate a todo lo largo de las costas cubanas. En el fragor de estos meses de dura lucha, la conciencia política del pueblo cubano avanza con extraordinaria rapidez. El sentimiento patriótico y los intereses de clase se hacían más fuertes.

El 16 de abril de 1961, en la improvisada tribuna de 23 y 12, una multitud indignada y conmovida por el dolor entierra a sus víctimas por el ataque aéreo perpetrado en el amanecer del 15 contra los aeropuertos de las FAR de Ciudad Libertad, San Antonio de los Baños y la terminal aérea de Santiago de Cuba. El enemigo intentaba lograr así la supremacía del aire para luego lanzarse sobre un país sin defensas antiaéreas ni aviación militar.

Un lema de Fidel Castro sirvió de punto final para la despedida de duelo. Esta fue la proclamación del carácter que oficialmente tomaría en lo adelante el proceso por el que luchaban –y morían- todos aquellos hombres: “¡Viva la Revolución Socialista!”.

En esos mismos momentos, por el Caribe navegaba la Brigada invasora, escoltada por barcos de guerra de la armada norteamericana. La fuerza invasora estaba integrada por cinco batallones de 165 a 171 hombres cada uno.

La dirección de la Revolución había decretado la movilización general ante la inminencia del ataque, pero aun no sabía cuál se convertiría en la “cabeza de playa”. Obreros, campesinos, estudiantes, intelectuales y pueblo en general, tomaron las armas y cerraron filas junto a los combatientes del Ejército Rebelde y la Policía Nacional Revolucionaria.

El día 17, en la madrugada, desembarcó el enemigo. Se iniciaba así la que se convertiría en la primera derrota militar del imperialismo en América.

Dirigidas personalmente por Fidel, las fuerzas revolucionarias aplastaron a los invasores. Apenas 72 horas después del desembarco, la fauna mercenaria mordía el polvo de la derrota en las arenas de Playa Girón.

“Subestimaron a nuestro pueblo –dijo Fidel en el IV aniversario de la victoria de Playa Girón-, calcularon mal (…) porque hay algo que sus cerebros electrónicos no podían medir (…) y eso era la dignidad, la moral y el espíritu revolucionario de nuestro pueblo…”.

Desde que Fidel, un año antes, en nombre de la Revolución Cubana, había anunciado al mundo la decisión de liquidar el analfabetismo en 1961, las masas hicieron suya esa lucha. El índice de analfabetismo, en 1958, arrojaba que Cuba contaba con más de un millón de analfabetos. Después que los barbudos tomaron el poder, se necesitó solo un año para alfabetizar 707 mil adultos.

Sobre la base de una movilización sin precedentes en el ámbito educacional, a lo largo y ancho del país, se sumaron 35 mil maestros, 121 mil alfabetizadores populares, 100 mil brigadistas “Conrado Benítez” y 15 mil brigadistas obreros “Patria o Muerte”.

La Campaña Nacional de Alfabetización no se detuvo en ninguna circunstancia. Prosiguió durante los días de Girón, bajo difíciles condiciones de violencia contrarrevolucionaria, de bloqueo y de agresión imperialistas.

Cuatro siglos y medio de ignorancia fueron derrumbados al empuje del pueblo en Revolución. Aquellos extraordinarios esfuerzos demostraron lo que son capaces de hacer las masas cuando ascienden al poder revolucionario y se dedican a aplicar toda su energía y capacidad organizativa para conseguir un gran objetivo.

Girón

Milicianos en el Malecón de La Habana

Girón

Fidel Castro en Girón

Campaña de Alfabetización

Cuba, primer territorio libre de analfabetismo en América Latina

Cuba, primer territorio libre de analfabetismo en América Latina